miércoles, 8 de diciembre de 2010

Ilustraciones con sombras y luces sugerentes.

Uno de los mejores recursos con los que contamos para potenciar nuestras ilustraciones es la manera de iluminarlas, la forma en que decidimos utilizar las luces y las sombras.

Ilustración de Samuel Ribeyron
Muchas veces este recurso puede ser tan protagonista como para decidir toda la composición en base a ello.

Una sombra sugerente y creativa nos puede mostrar dobles personalidades de un mismo personaje.

También pueden ayudarnos a presentar personajes con mucha tensión o intriga haciendo que de ellos sólo se vea su sombra.

La luz que entra por una ventana y que, a su vez, contrasta con las sombras del interior puede conseguir una atmósfera cálida y placentera.

Muchas veces usamos las sombras alargadas bajo un objeto solo y pequeño, la mayoría en portadas, para darle mucha importancia a ese objeto o personaje, como subrayándolo.

También están las luces de las bombillas, cálidas en su mayoría a excepción de la luz de los fluorescentes o de la televisión que dan sensación de frío.

No podemos olvidar el juego de luces que da la luna y la noche estrellada, con sus casas con la luz encendida vistas desde la calle.

Para que podáis verlo de una forma más directa aquí tenéis una gran variedad de ilustradores que han optado por alguno de estos modos de juego de sombras y luces.
































Espero que os haya gustado.

sábado, 20 de noviembre de 2010

¿Cómo piensa un ilustrador cuando ilustra?


No siempre las ilustraciones infantiles van ligadas al desarrollo de un cuento. Hay veces que queremos crear una ilustración para que acompañe un reportaje en una revista, o para un reclamo publicitario o, como en el caso que voy a explicar, para formar parte de una exposición colectiva.


En mi caso, todo empezó un día, recibiendo un correo donde me invitaban a participar en una exposición colectiva en México. El proyecto consistía en juntar a 54 artistas de diferentes modalidades (diseño, fotografía, pintura, ilustración) y de diferentes países para crear un juego de cartas que se expondrá en tres galerías y se imprimirá para su distribución. Cada uno debía elegir una palabra entre 54, y esa sería su aportación particular.


Mi palabra elegida fue: MACETA.


A partir de ahí empieza la acción y empiezas a desarrollar esa idea de mil maneras diferentes. Mentalmente empiezas a descartar unas y a ir guardando en un rinconcito otras.


Piensas...siendo una carta de un juego...debe ser una ilustración muy llamativa...y automáticamente empiezas a pensar como un niño, en algo disparatado, algo espontáneo , gracioso .... y el color .... el color en este caso debería ser de un contraste muy potente, que enseguida llame la atención.


Después te centras en la palabra...MACETA (en este caso) y empiezas a bocetear macetas en diferentes posiciones. Las macetas, normalmente, van acompañadas de plantas...así que piensas: ¿qué planta pongo? y dando vueltas y más vueltas descubres que lo que más te convence es hacer una planta que está creciendo, pequeñita, muy pequeña...y automáticamente salta la chispa (una cosa siempre lleva a la otra)...Esa planta necesita agua.


Piensas ¿desde dónde puede salir agua? y se te ocurren muchas opciones, una manguera, una regadera, un embudo, una botella, un grifo, un vaso...incluso una tetera. Y al final llegas a la conclusión que lo más natural es que el agua salga de la lluvia y la lluvia caiga de las nubes....y acto seguido la das por buena.Es importante reconocer enseguida las buenas ideas y desechar con facilidad las malas o menos acertadas.




La maceta debe ser el tesoro de alguien, alguien que la mime, la proteja y se encargue de todas su necesidades... pues eso es lo que le dará el tono humano a la ilustración.


¿Quien puede ser la persona adecuada? ¿un niño, una niña, una familia?...y después de un rato te das cuenta que estás cerrando muchas puertas a la imaginación...porque... ¿por qué tiene que ser una persona? ¿ por qué no un animal o un ser inventado?... sigues haciendo bocetos y probando varias posibilidades y entonces te apartas un poco de la mesa y ves ahí abajo a tu mejor compañero, hecho una bolita, durmiendo, mi querido perro Chacho, que además es un chihuahua y siendo la exposición para México me viene perfecto. (Esto es algo muy común, muchos os sorprenderíais de la cantidad de ilustraciones de perros, gatos, conejos, etc, que son realmente las mascotas de sus ilustradores)




Teniendo el color elegido (rojo y azul), el personaje (un chihuahua), el elemento principal (la maceta) y la acción (que el perro se esfuerce de una manera graciosa por proteger y cuidar a su planta, subiendo una enorme maceta muy llamativa para que ésta alcance las gotas que caen de dos nubes) puedes decir que ya lo tienes.


Empiezas a hacer ya el dibujo definitivo y, en mi caso, a pintarlo en acrílico para después seguir complementándolo con el adobe illustrator.



Y así quedó finalmente.



Este es para mí un post muy personal, espero que os haya gustado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...